Qué es el sarcoma de Ewing

Qué es el sarcoma de Ewing
Los sarcomas son los tumores malignos que derivan de los tejidos de sostén del cuerpo (hueso, músculo, tejido adiposo, etc.). El Sarcoma de Ewing es un tipo de sarcoma óseo o de tejidos blandos que afecta fundamentalmente a niños y jóvenes. Sólo una pequeña porción de los tumores malignos que aparecen en los huesos son sarcomas, siendo el sarcoma de Ewing una variedad muy rara de cáncer de hueso o de tejidos blandos. Si el sarcoma es de por sí una enfermedad rara (1% de los tumores malignos), el sarcoma de Ewing lo es aún más.

La mayoría de los sarcomas de Ewing se diagnostican antes de los 20 años. El síntoma más frecuente es el dolor y crecimiento rápido. Este tipo de tumor debe ser diagnosticado y tratado por un equipo multidisciplinar con experiencia en cánceres infantiles, teniendo en cuenta además que el enfoque de su tratamiento es completamente diferente a cualquier otro sarcoma.

El tratamiento comienza, sistemáticamente, con quimioterapia para reducir el tamaño del tumor primario y para erradicar o prevenir la metástasis. A diferencia del resto de los sarcomas en los que la cirugía es la base de su tratamiento, en el sarcoma de Ewing la cirugía tiene un papel secundario, pudiendo ser sustituida, en algunos casos, por radioterapia.

Con la aplicación de quimioterapia la probabilidad de curación es muy alta. El retraso de la radioterapia o de la cirugía no tiene consecuencias sobre el pronóstico, pero sí el retraso en la aplicación de la quimioterapia ya que puede aumentar significativamente el peligro de que la enfermedad se disperse.

Aunque tiene un fuerte potencial metastático, en determinados casos, como ocurre con otros cánceres y otros sarcomas, el sarcoma de Ewing se puede curar incluso en fase de metástasis en algunos pacientes. El principal foco de investigación en el sarcoma de Ewing es precisamente identificar los pacientes metástasicos que van a ser resistentes al tratamiento e identificar nuevos tratamientos y nuevas dianas dónde dirigirlos.

La mayor parte de los sarcomas, o reinciden al poco de terminar el tratamiento o ya no suelen hacerlo. Sin embargo en el sarcoma de Ewing aunque la mayor parte de las recaídas tienen lugar en los primeros años, algunas veces pueden reaparecer tras una década, por lo que es importante una vigilancia continuada durante muchos años.

Colaboradores