En este libro no encontraremos las memorias de una paciente en su afán irrefrenable por narrar sus peripecias hospitalarias. Tampoco es un manual de autoayuda, ni un ajuste de cuentas o un memorial de agravios. No es un ensayo que trate de probar tesis sesudas que pasen a los anales de la historia.
Este libro es, en realidad, algo más cercano a la bitácora: unas líneas de navegación por las que transcurre la vida después de haber descarrilado de la normalidad y haberse visto obligada a buscar otros surcos en los que hacer camino al andar.

Ir a la barra de herramientas